Buscar este blog

miércoles, 4 de febrero de 2015

Los experimentos de papá Nicolás

Como un auténtico científico nos visitó Nicolás, el papá de Valvanera. Vino cargado con una gran bolsa y un enorme globo volador y, al entrar del patio, nos encontramos una mesa preparada con un montón de cosas. Con los ojos muy abiertos escuchamos sus explicaciones y todos deseando ser sus ayudantes. Todo esto fue lo que descubrimos:
  • La oxidación de la fruta. Una manzana, al cortarla, es blanca por dentro pero, ¿qué le ocurre cuando va pasando un tiempo desde que se corta? Nicolás hizo cuatro partes: una, la dejamos al aire sin más. Otra, la envolvimos con plástico transparente. Una tercera la pusimos con hielo. Y el cuarto trozo lo rociamos con limón. Al cabo del rato pudimos comprobar cómo algunos trozos se iban poniendo más amarillentos y al día siguiente vimos que los trozos que estaban en contacto con el aire se habían puesto de color marrón. El que estaba con plástico se había conservado un poco mejor y el que aún se mantenía blanco era el que estaba rociado con limón. Ahora ya sabemos que el limón, por ser ácido, ayuda a conservar las frutas.
  • La unión no siempre hace la fuerza. Nicolás hizo la siguiente pregunta: "¿Qué pincha más, muchas chinchetas juntas o una sola?" Todos creíamos que más chinchetas pincharán más que sólo una... pero nos equivocamos. Si apretamos un globo sobre un montón de chinchetas, la presión se reparte y el globo no estalla. Si lo presionamos sobre un chincheta sola, estalla al momento. ¡Por eso un fakir puede tumbarse tranquilamente sobre una cama de pinchos!
  • Líquidos que cambian de color. Todos sabemos que no debemos tocar ni beber la lejía porque es peligrosa pero, con ayuda de un adulto, podemos comprobar que tiene algunos poderes. Nicolás puso líquidos de diferentes colores en vasos: "Oraldine" rojo, "Listerine" verde, "Coca Cola" marrón, "Bitter Kas" rojo y "Fanta" naranja. Luego fue añadiendo lejía a cada uno y vimos cómo cambiaban de color. Parece magia, pero es ciencia.
  • ¿Puede una pelota sostenerse en el aire? La respuesta es sí, si hay una corriente de aire que la sujete. Y así lo conseguimos con un secador de pelo. El chorro de aire hace que la pelotita se mantenga volando sin caer. Si acercamos el secador a la pared, la pelotita sube más alto, pero se sale de la corriente de aire y acaba cayendo. Lo más difícil fue pasar la pelota de un secador a otro, pero con cuidado también lo conseguimos.
  • Voz de "Pitufos". Un globo lleno de aire no sube, pero si está lleno de un gas menos pesado, como el helio, puede elevarse. Cuando hablamos, nuestra voz sale porque el aire pasa por nuestra garganta desde los pulmones. Pero, ¿qué ocurre si, en lugar de aire, saliera otro gas menos pesado, como el helio? Nicolás tiene una voz "de papá" pero cuando respiró "un trago" del helio que había dentro del globo, su voz sonaba... ¡como "Papá Pitufo"! Menudas risas. Luego también la señorita Marian y la señorita Claudia sacaron sus voces graciosas y varios niños probaron también. ¡Fue muy divertido!
Con todos estos experimentos descubrimos que la ciencia no sólo es muy interesante, sino también muy divertida. Eso sí, con cuidado, porque hay objetos y sustancias peligrosas que sólo pueden utilizarse con personas mayores que nos ayuden.

Muchísimas gracias a papá Nicolás por enseñarnos todas estas cosas.


 Más imágenes de experimentos

1 comentario:

  1. Fue una experiencia excepcional.
    Os la recomiendo a todos!!!
    Nicolás

    ResponderEliminar

Gracias por añadir un comentario. Me ayuda a mejorar